Motivos

«Yo vi siempre el mundo de una manera distinta, sentí siempre, que entre dos cosas que parecen perfectamente delimitadas y separadas, hay intersticios por los cuales, para mí al menos, pasaba, se colaba, un elemento, que no podía explicarse con leyes, que no podía explicarse con lógica, que no podía explicarse con la inteligencia razonante.» Cortázar

Y como esos mundos son diversos comprendí que hay días perfectos para morir y otros que no lo son. Expliquemos que estando en las Navas del Marqués -donde Dámaso y Aleixandre pasaron veranos- descubrí que no era un día perfecto para morir, porque casi siempre descubrimos las cosas en negativo, porque aún quedaba mucho por sentir.

Por eso, acumular y compartir sentimientos, experiencias y vidas; ese será un buen motivo.

Tenemos el derecho y el deber de vivir, de estar viviendo.

«La literatura es esencialmente soledad. Se escribe en soledad, se lee en soledad y, pese a todo, el acto de la lectura permite una comunicación profunda entre los seres humanos» Paul Auster